Con éxito se desarrolló la reunión de avance del proyecto: <<“La expresión del silencio”; prevención de violencia escolar en las instituciones educativas de nivel secundario de la provincia de Trujillo >>, uno de los espacios que ha generado el área de responsabilidad social universitaria de la Escuela Profesional de Psicología de la Facultad de Humanidades de la UCV.

El mencionado proyecto se desarrolla en 51 instituciones educativas de nivel secundario, con la participación activa de 117 docentes, personal administrativo, 244 padres de familia y 484 estudiantes de cuarto y quinto año, quienes son capacitados para prevenir situaciones de violencia escolar.

Uno de los objetivos fundamentales del proyecto es reestablecer las normas de convivencia escolar y promover la cultura de paz en el marco de la compleja gama de relaciones inter-personales que se dan en un plantel secundario: estudiantes-estudiantes, estudiantes-profesores y estudiantes con padres de familia.

Entre los principales problemas encontrados en adolescentes tenemos: situaciones estresantes potenciadoras e impulsoras de conductas agresivas reduciendo la empatía y la consideración entre coetáneos; baja capacidad de autocontrol emocional; dificultades para tomar decisiones; presión grupal a incurrir en actos violentos; exclusión social; crianza deficiente (padres ausentes); disfunción familiar; problemas de comunicación (ámbito familiar/ red de amigos); presencia de baja autoestima e Insuficientes valores sociales.

En el ámbito familiar los principales problemas encontrados fueron: comportamientos caracterizados por la evasión de responsabilidades, inconsistencias en el establecimiento de normas en el hogar, poca percepción del riesgo social, baja tolerancia a la frustración; inadecuada expresión y comprensión de emociones y sentimientos hacia sus hijos; situaciones donde la falta de control de impulsos originó maltrato físico y psicológico; carencia de asertividad, empatía hacia sus hijos; problemas de comunicación; estilos de crianza predominantemente autoritarios, permisivos, indiferentes o negligentes; insuficientes actividades desarrolladas en familia; desinterés por el rendimiento académico (vínculo familia-escuela); dificultades en la resolución de conflictos familiares; presencia de estrés en los padres participantes.

En el ámbito docente, encontramos: dificultades en la intervención oportuna de situaciones de violencia en el aula; limitaciones para establecer clima escolar; dificultades para el establecimiento y cumplimiento de normas escolares; escasas alternativas para crear espacios o actividades escolares en el aula que permitan la expresión estudiantil sobre situaciones cotidianas de la convivencia escolar y estilos de comunicación inadecuados establecidos en el aula entre docentes- estudiantes.

Como es de verse, se trata de un campo de acción complejo, que demanda un gran esfuerzo y trabajo coordinado de los actores involucrados, por eso la importancia de la reunión de avance.